Con la tecnología de Blogger.

sábado, 14 de enero de 2017

Tag: , , , , , ,

"La evidencia en la filosofía antigua- Javier Aoiz" Libro en PDF

Para descargar el libro en PDF da clic aquí

En la antigua Grecia, vivir de acuerdo a los parámetros de la naturaleza, significaba llevar una vida antagónica y a veces extrema. Analizando la religión dionisíaca que analizaba la vida de acuerdo la liberación de impulsos y represiones con las que el sistema operaba en su momento. La vida se definía como la consecución de placeres ligados a la condición nocturna que no era permitirá por apolo, quien veía todo el día. Las restricciones eran por así decirlo, las leyes de lo no humano y que por lo tanto no deberían ser tenidas en cuenta. 

Sin embargo, para otros la naturaleza del hombre era interpretada bajo el símbolo de libertad, de acuerdo los parámetros establecidos, la naturaleza humana no era un don sino una elección o una decisión. Si analizamos estos tipos de vida, veremos los contrastes sociales y culturales que hacen aféresis a doctrinas o concepciones del mundo, donde la libertad provee imágenes unitarias y adecuadas de las condiciones humanas. 

El ser humano busca naturalmente la felicidad, pero nada es más distante de aquel concepto que vivir libremente en una existencia llena de restricciones. En ocasiones, se cree que los placeres, la holgazanería, y las riquezas constituyen la materia de la felicidad, tal vez porque muchos acuden a estos métodos y otros están buscando la manera de conseguirlos. Este tipo de felicidad tiene un límite en la existencia, como bien dice el dicho, nada es para siempre. La felicidad personal debe ser motivo de envidia de quienes no la tienen. 

Partiendo de estos conceptos, aparcamos en la sabiduría, fruto de la razón, que constituye la realidad de nuestra naturaleza, una realidad de tranquilidad espiritual, donde se debe vivir de manera libre y serena, ajenos a las perturbaciones y temores, haciendo un lado las complacencias mezquinas y en efecto la tiranía que conlleva los placeres. No alargando la temática, cabe mencionar que un alma feliz, desprecia las cosas azarosas y se complace de la virtud que sólo ella entiende, defendiendo que la naturaleza de las cosas están ordenadas por razones eternas.

Tambien puede interesarle los sigiguientes libros relacionados:

Nota del editor: Adriana Narvaez

Hola, Mi nombre es Adriana Narvaez Ayerbe. de nacionalidad colombiana, con residencia en el departamento del Huila, publicista en Marketing digital, dedico mi tiempo a compartir contenidos educativos en las redes sosciales como parte de mi trabajo. Gracias por preferirnos

Oficina de Redacción: Adriana Narvaez

Hola, Mi nombre es Helmer Arias. de nacionalidad colombiano, con residencia en el departamento del Tolima, publicista en Marketing digital y analista de mercados potenciales, estudiante de la Universidad Surcolombiana, SEO y diseñador Web

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Follow us on Facebook