"Obras- Epicuro" Libro en PDF

Envíame un pedazo de queso, para que pueda darme un festín cuando me apetezca. Me siento henchido de orgullo por el placer de mi cuerpo cuando me alimento de pan y agua, y escupo sobre los placeres de la suntuosidad, no por ellos en sí mismos sino por las inconveniencias que les acompañan. Es mejor para ti yacer tranquilo sobre un lecho de hojarasca, que agitarse inquieto poseyendo un lecho de oro y uno suntuosa mesa.

Empezaré a presentarle aquello a lo que él mismo Epicuro nos exhorta: sobre todo, retírate dentro de ti cuando te veas obligado a estar entre la muchedumbre. Nunca he pretendido agradar a las masas, y lo que yo sé está muy lejos de su sensibilidad. Aunque sea la parte final del escrito pudo agradarme como lector, no siempre se tiene lo que se pretende, al momento de tener las cosas, por alguna razón u otra se siente miedo de perder las, donde está la felicidad de aquello si nada es para siempre.

Para descargar el libro da clic aquí

Ver en sí mismo un ser capaz de aguantar las adversidades y resistir siendo feliz con lo poco que tiene puede ser igual, a ganarse el paraíso la sin tener que vender el alma al mejor postor, los derechos, el estado, la iglesia, incluso nosotros mismos estamos obligados a un sistema egoísta, vemos la felicidad en los demás a aunque nuestra felicidad sea mejor que la de ellos.



Un niño, aunque no tenga todo para defenderse, sabe ser feliz con lo mucho que aprende mientras que sus ojos están abiertos, el ser humano como ser social dispone de sus sentidos para interpretar cualquier situación, la tristeza que atormenta el alma es la misma que representa el estado de ánimo en su persona, nada falta todo existe en la mente del individuo, un tris de felicidad en el mismo lecho donde el ser descansa por una noche o para siempre.