sábado, 14 de enero de 2017

"Obras completas- Cátedra de Epicuro" Libro en PDF

Se ve, pues, que tanto el estoicismo como el cinismo revelan en el fondo de su esencia una actitud derrotista, de esclavitud, al someter al hombre a la rueda impulsada por una u otra fuerza, por la Naturaleza o por el principio cósmico ordenador del todo. El hombre pierde con estas concepciones su individualidad, más con el estoicismo, el cual, incluso en el orden humano, renuncia a la independencia del individuo al defender la sumisión de todos al príncipe, en su calidad de exponente y realizador del principio de sumisión a los dictados absolutos del Universo. 

Al menos el cinismo debió de encontrar un resquicio de libertad individual, al no aceptar su sumisión a ningún principio ni príncipe humano. A su vez, la Academia platónica y el Liceo aristotélico no aportaron medios ni propusieron soluciones válidas para sacar al hombre helenístico de la sima profunda en que había caído. Tanto uno como otro sistema enseñaban que este mundo no tiene independencia propia, sino que depende de las veleidades de los dioses. Según ellos, este mundo era una copia, y no muy feliz, del mundo ideal, creado, a lo que parece, con escasa habilidad por el funcionario de los dioses, el demiurgo, según Platón, o gobernado por el «Móvil inmóvil» de Aristóteles. 

Descarga el libro en PDF dando clic aquí

En ambos sistemas los dioses, o potencias extraterrestres, deciden el destino de la Tierra y por ende del hombre. Por lo que respecta a los males coyunturales, producidos fundamentalmente por la política, ambos confían la solución a la propia política, más o menos reformada en este o aquel sentido. Por tanto, Platón, igual que Aristóteles, no concibe otra vía de salvación humana más que a través de la evidenciada desgracia humana de la política. Platón resulta especialmente extremado: no contento con someter el individuo al Estado, constriñe toda iniciativa personal para prodigársela al Estado y, considerando pocas y débiles las cadenas con que el Estado aprisiona tradicionalmente al individuo, concibe otras diamantinas e inquebrantables.

En consonancia con ello inventa la poderosa religión astral, para que el individuo, indefenso ante los males humanos, pase su tiempo esperando otros peores de estos nuevos dioses, porque son dioses que esclavizan al hombre y que no lo liberan12. Sin embargo, entre la actitud de Platón y la de Aristóteles media una diferencia capital: el primero tiene esencialmente vocación de apóstol, que, con sus enseñanzas y mensaje, busca a su manera salvar a una humanidad agonizante, mientras que el segundo representa ante todo la figura del intelectual volcado de lleno a la más pura investigación científica. Por tanto, cuando Aristóteles trata y estudia los problemas humanos, no lo hace ni como médico ni como sacerdote que pretenden curar, sino como hombre de ciencia que fundamentalmente busca entender. 

 Fragmento

Tomado del libro como una apuesta de lectura, todos los derechos de reproducción están reservados e impresos en las primeras paginas del libro. Puedes descargar los siguientes títulos relacionados: